El Ministerio de Salud instala un programa de “cannabis medicinal y terapéutico” para “dinamizar” un sector con “mucho futuro”

Esta decisión debería llevar a Uruguay a aggiornar su regulación y, entre otras cosas, permitir “fumar flores” de marihuana con fines terapéuticos, sostiene Marco Algorta

Durante la presidencia de José Mujica, el Parlamento aprobó una polémica ley que puso a Uruguay a la vanguardia del movimiento internacional que busca legalizar la producción y venta de cannabis con fines recreativos, medicinales e industriales. Casi ocho años después de su puesta en marcha, la normativa requiere ajustes y el sector está lejos de alcanzar su máximo potencial, coinciden en el ámbito público y el privado.

Esta semana, el gobierno de Luis Lacalle Pou dará una nueva señal de su intención de consolidar la aplicación de la ley, en particular de sus aristas sanitaria e industrial. Desde hoy funcionará en el Ministerio de Salud Pública (MSP) el Programa Nacional de Cannabis Medicinal y Terapéutico, que será dirigido por el químico farmacéutico Carlos Lacava. El profesional tiene experiencia en el tema y ha brindado cursos de capacitación sobre cannabis a sus colegas.

El programa había sido creado en la Ley 19.847, aprobada en diciembre del 2019 con el objetivo de profundizar aspectos de la regulación del mercado medicinal, pero todavía no estaba operativo. El programa tiene entre sus cometidos, según la norma, coordinar con el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (Ircca) “en todo lo relativo al proceso de evaluación, aprobación y fiscalización de las licencias de cannabis medicinal y terapéutico”. También deberá desarrollar información sobre “usos y riesgos” del cannabis “con fines medicinales y terapéuticos, así como la interacción con otros medicamentos”. La oficina que dirigirá Lacava tendrá que “proponer protocolos y actuaciones sobre la fiscalización de los productos en base a cannabis, garantizando el cumplimiento de los controles de calidad y su correcta distribución y comercialización”.

El subsecretario de Salud, José Luis Satdjian, dijo a Búsqueda que la puesta en marcha del programa responde al interés del gobierno de “apoyar el sector de cannabis medicinal, porque tiene mucho futuro”. El objetivo es “dinamizar y profundizar” la actividad en esa área.

Como muestra del apoyo que ha dado el gobierno, Satdjian mencionó que a comienzos del periodo el Poder Ejecutivo aprobó dos medidas que facilitaron la exportación de producción acumulada desde el 2019. Además, sostuvo que, junto con Presidencia de la República, el Ministerio de Ganadería y el Ircca están trabajando en la modificación del decreto 46 aprobado en febrero 2015, que regula aspectos de la ley de marihuana.

El objetivo de los cambios será “ordenar los temas burocráticos” que complican el funcionamiento del sistema, informó el viceministro.

Noticia “excelente”

Las dificultades para conseguir autorizaciones para operar son, precisamente, algunos de los aspectos que cuestionan desde el sector privado. A comienzos de año la Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal (Cecam) se reunió con Lacalle Pou y otros jerarcas de la Presidencia y les entregó un documento en el que enumeran los “principales obstáculos” que enfrentan para desarrollar su actividad. El Ircca y el MSP fueron objetos de las mayores críticas (Búsqueda Nº 2.121).

Por eso, la instalación del programa dirigido por Lacava es una “excelente noticia”, dijo a Búsqueda el presidente de la Cecam, Marco Algorta.

“Este deberá ser el primer paso en la ejecución de un programa más acorde con la práctica y los usos del cannabis medicinal, que con tanto éxito se vienen desarrollando en países como Alemania e Israel”, dijo. Y agregó: “La formación de una dirección especializada en cannabis medicinal ha sido un reclamo permanente de Cecam. Ojalá que esto traiga aparejado una total implementación de la ley y un aggiornamiento regulatorio que permita a los pacientes acceder a productos de calidad, y a las empresas desarrollarse”.

Consultado acerca de qué ventajas tienen los pacientes alemanes o israelíes en comparación con los uruguayos, Algorta respondió que pueden “fumar flores” de cannabis “para fines medicinales, lo que en la ley se denomina ‘especialidades vegetales’ y pueden acceder a productos de ‘formulación magistrales’”.

“El verdadero tratamiento de cannabis es customizado, persona a persona”, subrayó.

Nota publicada en Búsqueda Nº 2126 – 10 al 16 de Junio de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.